¿Cómo pican las medusas?

Sigilosamente, con una apariencia indefensa, hermosa e hipnótica, se acercan a ti; y tú, que disfrutas alegremente de tus vacaciones y no eres consciente de lo que se cierne sobre ti, chapoteas ajeno en el agua. Y de repente, como de la nada, un dolor.

Sí, medusas, esos hermosos seres marinos a los que tenemos un temor desmesurado (a la par que justificado). Todos tenemos miedo a las abejas y sus aguijones, a las avispas y sus mandíbulas, a las medusas y sus….  Espera, ¿Cómo pica una medusa?

jellies

Medusas (Fuente: PopularScience)

Las medusas  son unos animales invertebrados pertenecientes al filo de los cnidarios. Su cuerpo está formado por la umbrela (esa parte con forma de campana), de la cual, por dentro pende el manubrio, lugar por el que se alimenta; además, tiene tentáculos rodeando toda la base de la umbrela.

Y en estos tentáculos, este animal que nos genera sentimientos tan enfrentados, tiene un tipo especial de células que se llaman cnidocitos o cnidoblastos. Estas células tienen una cápsula dentro donde albergan un filamento con espinas, que también es urticante por ser hemolítico y miolítico, esto es, que mata a las células de la sangre y a la de los músculos. Estas células tienen, cerca de la apertura por donde saldrá el filamento, una flagel que capta estímulos mecánicos (o sea, si algo toca el tentáculo), y desencadena la “picadura”. Cuando tocas el tentáculo, que está lleno de estos cnidocitos, los flagelos abren la célula, y como si se tratara de un cañón, disparan el filamento con espinas que entran en contacto con la víctima y le causa los daños (dependiendo de la especie medusa, puede ser que no cause daños, o que te mate).

1

Funcionamiento de cnidocito. (Fuente: ulum.es)

Y así es como tenemos a una víctima quejándose, tocándose la zona herida, maldiciendo a este precioso animal invertebrado y acudiendo al puesto del socorrista más cercano. Y ahora, lectores de Efecto Paraguas, toca alardear de que sabéis cómo se produce la picadura de estos animales tan peculiares.

 

Anuncios

Tengo alergia, ¿qué me pasa?

Ya llegó la primavera, el día se ha hecho más largo y brilla en el cielo el sol calentando nuestros alegres cuerpos, los pájaros cantan por las calles, las hojas de los árboles se vuelven verdes, las flores se abren sin pudores. Todo es hermoso. Hasta que un estornudo, una congestión y los ojos llenos de lágrimas te impiden disfrutarlo. Efectivamente, hoy en Efecto Paraguas hablaremos de las alergias.

Alergia (Autor: Raul Gómez)

Alergia (Autor: Raul Gómez)

Sigue leyendo

Tic-toc, conozcamos nuestro reloj

Estamos en un mundo  en el que se vive a contrarreloj, en una era en la que el “tic tac” de los relojes no hace más que dictar nuestro día a día, pero a pesar del alto sonido del segundero, siempre habrá unos relojes que nos guían de forma silenciosa, y éstos son los relojes biológicos.

Los relojes biológicos son un conjunto de mecanismos fisiológicos que permiten a los seres vivos convivir en armonía con la naturaleza, ya que ésta se encuentra organizada temporalmente en forma de ciclos ambientales que, irremediablemente, nos afectan. La Tierra gira sobre sí misma, dando una vuelta completa cada 23 horas, 56 minutos y 4 segundos (día sideral). Debido a la inclinación del eje de rotación con respecto al plano de translación de nuestro planeta (23´5o), se producen las estaciones. Además, la Tierra gira alrededor del Sol a una velocidad que le permite dar una vuelta cada 365,26 días. Por si fueran pocos los distintos ciclos a los que nos vemos sometidos debido a la interacción del Sol y la Tierra, la Luna también tiene el suyo, que dura aproximadamente 28 días solares. (Madrid, 2006) Sigue leyendo