Cómo ser un buen depredador acuático. Las ampollas de Lorenzini

Ta-ná….. ta-ná….. ta-ná-ta-ná…. Si conforme habéis leído esto os ha venido a la mente las oscuras aguas azules del mar y un tiburón acercándose a vosotros amenazantemente, entonces es que he hecho buen trabajo trabajando con los sonidos y las palabras. Y como ya podréis intuir, la entrada de hoy trata de tiburones; y más concretamente, de un órgano que ellos poseen que les hace únicos.

Los tiburones están clasificados en el Reino Animalia, Filo Cordados, Subfilo Vertebrados y Clase Condrictios. Son peces cartilaginosos (como el propio nombre indica: Condrio viene de cartílago, e ictio de pez). Son famosos por ser los grandes depredadores del mar, como bien saben nuestros miedos incontrolados cuando nos metemos en el agua y no dejamos de mirar alrededor por si acaso. Muchas partes de su cuerpo les ayudan a ser tan mortíferos, un inmenso número de dientes afilados, mandíbulas retráctiles en algunos casos (sí, al más puro estilo estilo alien vs. predator, como podéis ver en el video), un olfato para detectar a sus presas… y lo que vamos a resaltar aquí, las ampollas de Lorenzini.

Sigue leyendo

Anuncios