Espacio natural de la Sierra de la Muela, Cabo Tiñoso y Roldán

Introducción

Situado al suroeste del municipio de Cartagena, se encuentra el espacio natural de la Sierra de la Muela, Cabo Tiñoso y Roldán.

Este espacio, de algo más de 11.300 hectáreas, ocupa la mayor parte de la sierra litoral del oeste del municipio de Cartagena, comenzando desde el este por el Monte Roldán, siguiendo por el oeste por el Puntal del Moco, los pueblos de Galifa y El Portús, La Muela, Los Garabitos, Cabo Tiñoso, Peñas Blancas y la Rambla del Cañar.

Este espacio natural esta catalogado como ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) y LIC (Lugar de Interés Comunitario).

Relieve y paisaje

Su relieve se caracteriza por montes de elevadas pendientes, siendo el más alto el pico de Peñas Blancas, con 627 metros sobre el nivel del mar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Tajo de Peñas Blancas visto desde los alrededores del pico Peñas Blancas.

Sigue leyendo

Orquídeas, divas del engaño

Quizás siempre pensasteis que el único ser vivo capaz de engañar para conseguir lo deseado era el ser humano, pero curiosamente no es algo que hayamos inventado nosotros. Muchas plantas utilizan técnicas muy sofisticadas para sobrevivir a base de engañar a otras especies. Las orquídeas (Orchidaceae) en concreto son una familia de plantas monocotiledóneas expertas en este aspecto.

DSC05445


Autor: Leyla Gil Hernández
Exposición temporal Museo de Historia Natural de París

Sigue leyendo

Xenoflora. El peligro de la introducción de especies alóctonas.

Desde hace siglos, el ser humano ha ido recolectando y reuniendo distintas variedades de plantas para el uso y aprovechamiento de sus propiedades y características más importantes. Pero ya sea por el poco entendimiento de las leyes que rigen la naturaleza o por el limitado conocimiento de la importancia del estudio de la ecología como manual de instrucciones que nos ayuda a predecir el comportamiento de los ecosistemas y, por tanto, de nuestra propia supervivencia, por un lado, y la mayor influencia del beneficio económico frente a lo que es lógico y necesario por otro, se ha ido dejando paso poco a poco al peor tipo de “enemigo” posible, aquel que, con toda paciencia, va esperando su oportunidad para ir colonizando nuevos territorios, en muchos casos bajo la apariencia de algo atractivo e inofensivo. Sigue leyendo