Sociedades no humanas (II): hormigas cortadoras de hojas

Hay quienes piensan que una buena organización es la verdadera clave del éxito. Los seres humanos formamos sociedades complejas en las que cada persona tiene una función que contribuye a la supervivencia de la comunidad, y no puede negarse que como especie nos ha ido bien. Sin embargo, si realmente queremos hablar de éxito en el mundo animal, no nos quedará más remedio que pensar en el grupo que de verdad domina el mundo: los insectos, entre los que encontramos especies que han desarrollado sociedades casi tan complejas como las nuestras. En sus colonias, las hormigas, abejas y termitas muestran un grado de compenetración impresionante, con cada individuo funcionando como una de las células de un gigantesco “superorganismo”. La historia que traemos hoy es sobre una de esas magníficas sociedades: la de las hormigas cortadoras de hojas. También es un maravilloso ejemplo de mutualismo obligado entre las hormigas y el hongo que cultivan, resultado de un antiguo proceso de coevolución como los que vimos en los casos de las hormigas esclavistas y las orquídeas.

Figura x: hormigas cortadoras de hojas del género Atta. Fuente: www.arkive.org.

Figura 1: hormigas cortadoras de hojas del género Atta. Fuente: http://www.arkive.org.

Sigue leyendo

De cañas con Saccharomyces

En la vida de toda persona mínimamente interesada por el mundo que le rodea hay tres momentos bien marcados en relación a los microorganismos. La primera fase es en la que los microbios son mencionados por una madre histérica que te golpea la mano mientras te dice “caca” conforme tú te la acercas a la boca con un impulso infantil. En esa etapa del conocimiento los microrganismo son “bichitos” malos que te hacen enfermar. La segunda etapa, que suele llegar en la pre-adolescencia, empieza cuando algún profesor de conocimiento del medio o ciencias naturales te dice en un tono un tanto hippie que los microorganismos te hacen enfermar, sí, pero que también son buenos para nosotros pues nos dan, entre otras cosas, pan y medicamentos. Después viene la fase del conocimiento profundo en la que empezamos a llamar a los microorganismos por su nombre y a descubrir cómo nos perjudican y benefician. Para quien no haya entrado en esta tercera fase todavía, le pido humildemente que me coja de la mano y me acompañe en los siguientes párrafos, y a quien ya esté dentro, que disfrute. Sigue leyendo

Nuevas enfermedades en anfibios: Quitridiomicosis

Actualmente el grupo de los anfibios se enfrenta a gran declive global que afecta a especies  y poblaciones de todo el planeta, por ello son el grupo de vertebrados más amenazado de extinción.

Ranita meridional (Hyla meridionalis). Foto: Irene Arnaldos Giner

Muchos son los problemas que tienen los anfibios; como la pérdida, fragmentación y alteración del hábitat, introducción de especies exóticas, el cambio global (calentamiento global e incremento de radiación ultravioleta), desertización, lluvia ácida, muerte directa de ejemplares, etc. Sigue leyendo