Sociedades no humanas (III): el dulce hogar de las abejas

“Ha de ser un necio quien sea capaz de examinar la delicada estructura de un panal, tan hermosamente adaptado a sus fines, sin admiración entusiasta. Los matemáticos dicen que las abejas han resuelto prácticamente un profundo problema, y que han hecho sus celdillas de la forma adecuada para que contengan la mayor cantidad de miel con el menor gasto posible de la preciosa cera en su construcción.”

Esto escribe Charles Darwin en su capítulo de El Origen de las Especies dedicado al instinto. En su libro, Darwin utiliza la construcción de panales como ejemplo de que también el comportamiento puede evolucionar mediante el mecanismo de selección natural, ya que serían las abejas con más habilidad para el diseño eficiente las que tendrían más posibilidades de sobrevivir y dejar descendencia, y transmitirían su habilidad arquitectónica a la siguiente generación. Sin embargo, los científicos actuales ya no están tan seguros de que la maravillosa precisión que refleja la estructura del panal sea el resultado de una destreza matemática que las abejas poseen. Echemos primero un vistazo a cómo lo hacen.

Bees in Decline in Slovakia

Apis mellifera, la abeja doméstica, y una muestra de la sorprendente arquitectura de sus panales. Fuente: greenpeace.org.

La miel lo es todo para las abejas. O al menos, es muy importante para ellas. Digamos que las abejas tienen una dulce vida en la que la miel les sirve tanto de principal alimento como de precursor para la construcción de su hogar. Y es que la cera que estos insectos utilizan para configurar sus panales se obtiene mediante el procesamiento interno de la miel. La cera se secreta a través de unas glándulas céreas situadas en el abdomen, y después se calienta y manipula con las mandíbulas, antes de emplearla en la formación de las celdillas. Como todo en la colmena, la obra del panal es el resultado de un trabajo colectivo. Durante el proceso, es necesario mantener una temperatura óptima de entre 30ºC y 33ºC, que se consigue mediante el movimiento simultáneo de todas las trabajadoras implicadas. En este caso son las abejas jóvenes, de entre 12 y 18 días, quienes se encargan de la albañilería. Es muy importante tener en cuenta, como decíamos, que la cantidad de miel disponible es el principal factor limitante para la producción de cera, porque por cada kilogramo de cera deben consumirse ¡entre 6 y 12 kg de miel!

Beehive.jpeg

Un panal natural. Fuente: offgridworld.com.

Ahora bien, ¿cómo se diseñan las celdillas hexagonales? ¿Quién o qué es el responsable de la perfección de su forma? Un artículo llamado Honeybee combs: how the circular cells transform into rounded hexagons (ver referencias bibliográficas) propone que las celdillas de los panales naturales son creados originalmente con forma circular, pero adquieren rápidamente la típica forma hexagonal como consecuencia de la extensión de la cera fundida en las zonas de unión triple entre las celdillas circulares vecinas. Las celdillas originales tienen el mismo tamaño que el cuerpo de las abejas que las construyen, lo que hacen formando un círculo con sus propios cuerpos. La cera se funde posteriormente gracias a la agitación colectiva de la que hablábamos antes. Así, los autores del estudio muestran que el diseño de las celdillas reside en gran parte en las propiedades termoplásticas de la cera de la que están hechas, y no tanto en un cálculo matemático que realicen los insectos.

Estructura honeycomb

Estructura geométrica de las celdillas del panal. Fuente: es.wikipedia.org.

Con todo esto, ¿qué podemos concluir? Parece que la delicada estructura del panal se debe a la interacción compleja de muchos factores: el instinto de la especie, la tendencia auto-organizativa de la cera, la actividad individual de cada abeja y la alta cohesión entre los miembros de la colonia, a la que se considera un superorganismo (como ocurre en el caso de las hormigas; recordemos a la hormiga argentina, las hormigas esclavistas y las hormigas cortadoras de hojas). Y es que en la naturaleza no suele haber explicaciones fáciles. No es sencillo encontrar causas únicas para describir un fenómeno, ¡y menos uno tan complicado como la estructura de la casa de las abejas! La naturaleza es una red en la que cada animal (siempre incluyendo a los animales humanos), planta, bacteria, roca o riachuelo está en continuo movimiento y en relación estrechísima con otros infinitos elementos. Y donde la función de cada uno es infinitamente importante también.

Agradecimientos

Maribel Brotons Albiñana, estudiante de veterinaria, por el aporte de información y por su gran amor a las abejas.

Referencias bibliográficas

Darwin, Charles Robert. Capítulo 8: Instinto. En: El origen de las especies por medio de la selección natural. Páginas 293-301. Alianza Editoral, Madrid. 2009.

Karihaloo BL, Zhang K, Wang J. 2013 Honeybee combs: how the circular cells transform into rounded hexagons. J R Soc Interface 10: 20130299. http://dx.doi.org/10.1098/rsif.2013.0299

En http://oxbornbee.org/wax-impressions/ se analiza el mismo fenómeno y se comenta la cuestión de la inteligencia descentralizada que emerge durante la construcción del panal. La inteligencia no reside únicamente en el cerebro de las abejas, sino en la colonia al completo y en su entorno, en este caso, en la tendencia auto-organizativa de la materia.

Cómo ser un buen depredador acuático. Las ampollas de Lorenzini

Ta-ná….. ta-ná….. ta-ná-ta-ná…. Si conforme habéis leído esto os ha venido a la mente las oscuras aguas azules del mar y un tiburón acercándose a vosotros amenazantemente, entonces es que he hecho buen trabajo trabajando con los sonidos y las palabras. Y como ya podréis intuir, la entrada de hoy trata de tiburones; y más concretamente, de un órgano que ellos poseen que les hace únicos.

Los tiburones están clasificados en el Reino Animalia, Filo Cordados, Subfilo Vertebrados y Clase Condrictios. Son peces cartilaginosos (como el propio nombre indica: Condrio viene de cartílago, e ictio de pez). Son famosos por ser los grandes depredadores del mar, como bien saben nuestros miedos incontrolados cuando nos metemos en el agua y no dejamos de mirar alrededor por si acaso. Muchas partes de su cuerpo les ayudan a ser tan mortíferos, un inmenso número de dientes afilados, mandíbulas retráctiles en algunos casos (sí, al más puro estilo estilo alien vs. predator, como podéis ver en el video), un olfato para detectar a sus presas… y lo que vamos a resaltar aquí, las ampollas de Lorenzini.

Sigue leyendo

Alimentos… ¿Funcionales?

Leches con omega-3, zumos enriquecidos con alguna vitamina, cereales con agregados de ácido fólico, yogures de todo tipo, son algunos pero claros ejemplos de alimentos  funcionales que no faltan en cualquier comercio alimentario.

Alimentos Funcionales

Alimentos Funcionales

Sigue leyendo

Somos petroleras, llevamos perforadoras

cetaceo-prospeccionesNo vengo a descubrir la pólvora. De este asunto se viene hablando mucho tiempo y en los últimos días algo más, pero no demasiado. ¿Por qué? Es bien sabido que a todo gobierno le gusta escribir las noticias con su propia pluma, más aún cuando se han tomado decisiones a espaldas de la opinión pública y en contra de gran parte de las autoridades locales donde se están proyectando las prospecciones. Desde que el gobierno del PP tomó el timón de este barco que es España se han aprobado nada más y nada menos que las prospecciones de Albufera, Benifayó, y Gandía en la costa valenciana, en Tarragona, Málaga, el golfo de Cádiz, el golfo de Bizkaia y Canarias, esta última zona la más controvertida. España ha tomado una actitud pendenciera y ha querido pasar de ser un barco a la deriva a ser un barco pirata en busca de tesoros a cambio de saqueos y muerte. Y no le está saliendo mal puesto que, de salir todo bien, se estaría/nos estaríamos embolsando 400 millones de euros anuales (cuando tu gobierno entra en guerra o le da por destrozar ecosistemas por desgracia tú también lo haces), aunque a la hora de hacerlo se guarda el parche y el loro en el bolsillo… Sigue leyendo

Radiaciones

Este articulo ha sido traído a Efecto Paraguas por María Ángeles Millán, estudiante de Física en la Universidad de Murcia.

La palabra “radiación” suele producirnos de manera inmediata un profundo rechazo. Automáticamente asociamos el término con accidentes nucleares, cánceres, mutaciones,… La televisión y el cine nos ofrece un amplio abanico de fenómenos extraños, a cada cual más inverosímil y espectacular con las radiaciones como causa. El pez de tres ojos de Los Simpson, el Doctor Manhattan de Watchmen o El Increíble Hulk puede que sean alguno de los ejemplos que se nos vienen a la cabeza pero, ¿qué son realmente las radiaciones y dónde podemos encontrarlas?

Se denomina radiación a la propagación de energía a través de un medio o del vacío. Esta transmisión de energía puede producirse por medio de ondas electromagnéticas o a través de partículas que se mueven a gran velocidad. En nuestro día a día, y desde el principio de los tiempos, vivimos inmersos en una gran cantidad de radiaciones que atraviesan nuestro cuerpo sin que nosotros nos demos cuenta o reparemos en ello, pese a estar familiarizados con sus efectos y, muchas veces, beneficiarnos de ellas. Sigue leyendo

¡Qué bichos más molestos!… ¿Por qué existirán?

A menudo se escuchan frases como ésta motivo de la desesperación que nos causan algunos insectos a los que, a menudo, tachamos de inservibles, o a los que llegamos a atribuir su mera existencia a molestarnos, ebrios de grandeza; sin darnos cuenta de que todo eslabón de esta cadena juega un papel tan importante que la ausencia del mismo podría tener consecuencias inimaginables.

“Las moscas solo están en este mundo para cabrearnos en la siesta, las avispas fueron creadas en un complot para atacar a la raza humana, los abejorros para atemorizar a la población y las hormigas son los ladrones de guante blanco más astutas nunca vistas”. Sigue leyendo