The walking ant: Los zombies atacan en el mundo animal

Los zombies están muy de moda: en series como “the walking dead”, en videojuegos como resident evil, en películas, libros, y hasta en juego de mesa… Hay algo que  nos atrae de esa fantasía. O no tan fantasía. ¿Y si dijera que hay casos en el reino animal que se asemejan a lo que denominamos “zombies”? ¿Sorprendido? Cierra la boca, que pareces uno de ellos.

Viajamos en este post a los bosques de Tailandia, y vamos haciendo zoom lentamente hasta llegar a una rama de un árbol donde nos encontramos hormigas carpinteras. Ellas siguen su vida normal de recoger comida y llevarla al hormiguero, ajenas a un peligro que acecha y que las acabará convirtiendo en zombies. ¿Y quién es el culpable? ¿Quién es el “virus T” de estos trabajadores insectos? Un hongo del género  Ophiocordyceps.

Este hongo contagia a la hormiga viva, y va creciendo dentro de ella por todo su cuerpo y su cabeza, acabando con su sistema nervioso y muscular. La hormiga poco a poco va cambiando su comportamiento debido a esta infección, y comienza a alejarse de los recorridos habituales (cosa que no suele hacer), y a tener convulsiones que la acaban haciendo caer del árbol a las hojas de los arbustos más bajos, donde la humedad suele ser mayor (factor que favorece la reproducción del hongo). Una vez que la hormiga ha caído a los arbustos, el hongo vuelve a controlar a su “marioneta”, y le hace contraer las mandíbulas para que se quede enganchada a la hoja y no caiga al suelo. Así, además de humedad, el hongo ha conseguido un lugar estable donde crecer. Así que, aún con su hormiga anfitriona viva, sigue creciendo y reproduciéndose, acabando poco a poco con su vida. Y aquí acaba el proceso de “zombificación”, ahora las esporas del hongo deben contagiar a más hormigas para seguir sobreviviendo como especie.

hormiga

Hormiga muerta con hongo creciendo (fuente: Youtube)

A pesar de las investigaciones, sigue siendo fascinante ver como un hongo es capaz de controlar el sistema nervioso y muscular de un animal para su beneficio propio, y como poco a poco la hormiga pasa de tener una conducta normal hasta convertirse en un completo zombie en un proceso que suele durar entre tres y nueve días.

De nuevo, la naturaleza vuelve a superar a la ficción, y nos sigue fascinando con ejemplos dignos de la admiración de cualquier friki de los zombies (un servidor, por ejemplo).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s