Aprender

Desde que nacemos hasta que morimos nos pasamos el tiempo aprendiendo cosas, independientemente de que esas cosas sean útiles o inútiles. Pero ¿cómo aprendemos? El aprendizaje es la adquisición de modalidades de comportamiento y conocimiento nuevas como consecuencia de las experiencias sufridas por un animal y se divide en dos tipos:

Aprendizaje no asociativo: Es el cambio que se produce en la conducta como respuesta a un estímulo que se ha percibido varias veces. La respuesta a este estimulo puede ser la habituación y por tanto omisión del estímulo o por sensibilización, es decir, aumento de la respuesta como consecuencia de la aparición de un estímulo intenso.

Aprendizaje asociativo: tiene lugar cuando un estímulo se asocia con una respuesta. Existen varios tipos:

  • Condicionamiento clásico:

A partir de un estímulo que inicialmente no produce respuesta, se le asocia una acción y se obtiene una respuesta condicionada. Uno de los ejemplos más conocidos es el perro de Pavlov. Él enseñó a perros a asociar estímulos que al principio no tenían respuesta con la alimentación. El experimento constaba de 3 etapas: En primer lugar se dio el alimento, el cual no generaba una respuesta previa pero sí estimulaba la producción de saliva, jugo pancreático y gástrico. En segundo lugar se indujo un estímulo condicionado haciendo sonar una campana justo antes de dar la comida. Por último se consiguió el estímulo condicionado, secreciones salivares, gástricas y pancreáticas al hacer sonar la campana.

Condicionamiento clásico.  Perro de Pavlov

Condicionamiento clásico. Perro de Pavlov

  • Condicionamiento instrumental u operante (Premio-Castigo):

En esta forma de aprendizaje la probabilidad de que se repita comportamiento aumentan o disminuyen dependiendo de si la respuesta es un premio o un castigo. De esta forma la acción espontanea de un animal puede verse reforzada o extinguida. Para su estudio se utiliza la “Caja de Skinner”, esta caja contiene un sensor que al ser pulsado por el animal genera una recompensa, generalmente comida. Al principio, al pulsar el sensor no sucede nada, sin embargo en un momento determinado la activación del sensor proporciona recompensa. El número de pulsaciones del sensor aumenta considerablemente cuando se obtiene recompensa y disminuye cuando se elimina de nuevo volviendo a los niveles del inicio del experimento.

Caja de Skinner. Fuente Wikimedia Commons

Caja de Skinner. Fuente Wikimedia Commons

  • Aprendizaje por aversión:

Ligado a la ingestión de alimentos. Si se producen efectos negativos tras la ingesta de un tipo particular de alimento, se evita. Sirve como mecanismo de defensa ante sustancias nocivas.

¿Por qué si aprender es aparentemente tan sencillo, tropezamos tantas veces en la misma piedra? ¿Quizá eso nos hace un poco humanos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s