ConSuma Naturalidad

Cada vez dedicamos menos tiempo a cuidar lo que comemos y nos conformamos con congelados, preparados, etc.  Vamos a lo barato, a pesar de que a largo plazo salga caro. Este tipo de alimentación puede tener repercusiones en nuestra salud, en la economía, y aunque parezca difícil de creer, en la conservación de la biodiversidad de nuestro país.

Aquí surge el Proyecto ConSuma Naturalidad, de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente (sí, nuestro querido y más famoso naturalista). El proyecto se desarrolla en dos líneas de actuación:

  1. Marca de garantía para los productos.
  2. Campaña de comunicación para los consumidores.

A la marca puede adherirse cualquier productor, distribuidor o restaurador; siempre y cuando los productos comerciados provengan de razas ganaderas domésticas o variedades vegetales autóctonas, y sus sistemas de explotación ayuden a conservar los ecosistemas.

La campaña de comunicación trata de concienciar a la población de que no debemos obviar los productos de toda la vida, los de pueblo, los que tienen un sabor insuperable por cualquier gigante de la producción alimenticia, y una calidad excepcional que mejora nuestra salud.

ConSuma Naturalidad

ConSuma Naturalidad

Miel, leche, carne de cabra, oveja, vaca o cerdo, huevos, lechuga, cordero, vino, queso, chorizo, aceite de oliva, almendras, higos, ajos, alcachofas, patatas, tomates, espárragos, habas, cebollas, coliflores, guisantes, naranjas, plátanos,… y muchos más son los protagonistas.

¿Cómo ayuda a la biodiversidad el consumo de estos alimentos? Es muy sencillo. Por ejemplo: el hecho de comprar al ganadero de nuestro pueblo y consumir sus productos, le permite continuar con su actividad económica. Esta actividad es de régimen extensivo, y su perdurabilidad conlleva la conservación de los ecosistemas donde habita su ganado. Estos ecosistemas mantienen una gran variedad de especies únicas en nuestro país y en peligro de extinción. Es decir, comiéndonos un buen cocido con legumbres, verdura, carne y hortalizas de razas o variedades autóctonas podemos ayudar a conservar animales como el abejaruco, el acentor alpino, el águila imperial, el buitre leonado, el lobo ibérico, etc. además de multitud de árboles y arbustos cuya subsistencia también depende de ciertas actividades económicas.

ConSuma Naturalidad lleva varios años trabajando, y desde hace poco le ha dado un impulso a sus perfiles en las redes sociales (Facebook y Twitter) para calar más hondo en la sociedad. Pero todos debemos poner de nuestra parte, y por ello lanzo este mensaje para poner mi granito de arena. Si no queréis hacer publicidad del proyecto no la hagáis, pero quedaros con su significado y comunicarlo a vuestros amigos, familia, mayores  y, sobre todo, a los más jóvenes.

El propio Félix Rodríguez de la Fuente nos transmitió hace muchos años con El Hombre y La Tierra, que la naturaleza es imprescindible y sin ella la vida no sería posible. Una persona sola no puede cambiar nada, pero la suma de todos sí.

Colaboración de Eduardo de la Cruz Palacios. Actualmente en prácticas en la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente.

Podéis saber más sobre ConSuma Naturalidad en:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s