Tic-toc, conozcamos nuestro reloj

Estamos en un mundo  en el que se vive a contrarreloj, en una era en la que el “tic tac” de los relojes no hace más que dictar nuestro día a día, pero a pesar del alto sonido del segundero, siempre habrá unos relojes que nos guían de forma silenciosa, y éstos son los relojes biológicos.

Los relojes biológicos son un conjunto de mecanismos fisiológicos que permiten a los seres vivos convivir en armonía con la naturaleza, ya que ésta se encuentra organizada temporalmente en forma de ciclos ambientales que, irremediablemente, nos afectan. La Tierra gira sobre sí misma, dando una vuelta completa cada 23 horas, 56 minutos y 4 segundos (día sideral). Debido a la inclinación del eje de rotación con respecto al plano de translación de nuestro planeta (23´5o), se producen las estaciones. Además, la Tierra gira alrededor del Sol a una velocidad que le permite dar una vuelta cada 365,26 días. Por si fueran pocos los distintos ciclos a los que nos vemos sometidos debido a la interacción del Sol y la Tierra, la Luna también tiene el suyo, que dura aproximadamente 28 días solares. (Madrid, 2006)

Hasta el momento se han descrito hasta cuatro procesos distintos en humanos que están controlados por relojes: el reloj celular, la agenda cerebral, el reloj de intervalos, y el sistema circadiano. (Madrid, 2006). El reloj del que hablaremos en este artículo es el conocido como ritmos circadianos.

Los ritmos circadianos son los cambios periódicos u oscilaciones en las variables biológicas que se acoplan o sincronizan con uno de los ciclos ambientales que más nos afecta, el ciclo día/noche; de ahí el nombre que recibe (en latín circa dies, que significa cercano al día), ya que este reloj biológica tiene una oscilación cercana a veinticuatro horas. El conjunto de ritmos biológicos de un organismo está generado y sincronizado al ambiente por el sistema circadiano. Las bases fisiológicas de este sistema residen en los núcleos supraquiasmáticos (NSQ) del hipotálamo (Golombek & Yannielli, 2006).

Algunos ritmos circadianos (Fuente: Wikipedia)

Algunos ritmos circadianos (Fuente: Wikipedia)

A pesar de que el reloj circadiano está ligado al ciclo día/noche, esto no significa que si en ausencia de este ciclo ambiental el reloj no funcione, de hecho, el nombre de “reloj” no sería tan correcto como usar el término “marcapasos”. Como los marcapasos, los relojes circadianos son autónomos, esto es, no necesitan de un estímulo exterior para comenzar a funcionar, y además, una vez funcionan, esa ritmicidad no afecta tan sólo a sí mismo, sino que también afecta a otras funciones del organismo. Pero a pesar de esta autonomía, el reloj circadiano reproduce con exactitud el ciclo de 24 horas conocido como día, sino que su periodo endógeno es ligeramente diferente a 24 horas. Con este desfase diario el sistema sería totalmente inservible porque con el paso del tiempo el marcapasos señalaría información totalmente opuesta a la del ambiente. Es por eso que para su correcto funcionamiento, el sistema circadiano consta de una vía de la cual el sistema se sincroniza con el día y la noche gracias al estímulo de la luz solar, de esta forma las señales internas serán fieles al momento del día en el que se esté. Además, puesto que los ritmos circadianos están sujetos a reacciones bioquímicas cabría esperar que a mayor temperatura, más rápido sería el ciclo (se ha comprobado que al incrementar la temperatura en 10ºC, la velocidad de las reacciones aumenta al doble o al triple), pero esto no es así en relación con los ritmos circadianos. Se ha observado que a distintas temperaturas, los periodos de los ritmos circadianos apenas se modifican. (Cambras Riu, 2006)

Los ritmos circadianos son unos sistemas que requieren de un alto grado de complejidad estructural y funcional, por lo cual se deduce que si la evolución los ha escogido, es porque presentan una serie de ventajas, citadas por Cambras Riu, 2006:

-Ordenación temporal interna: Al crearse un medio interno cíclico, las actividades y funciones necesarias para la supervivencia del ser vivo ocurrirán en el momento más adecuado para la supervivencia del organismo.

-Organización temporal interespecífica: En un mundo en el que millones de animales  comparten recursos, un “horario” que organice temporalmente la actividad de cada especie de acuerdo con un nicho temporal evita la competitividad innecesaria. Este horario viene establecido por el sistema circadiano ya que las distintas especies tienen distintos ciclos circadianos (existen animales diurnos, nocturnos y crepusculares).

-Anticipación a los cambios: Si las funciones de un organismo se repiten cada veinticuatro horas de forma sincronizada a los ritmos ambientales, el animal puede prever los cambios ambientales y hacer frente ventajosamente a los mismos. Por ejemplo, en humanos se ha observado cómo el estómago empieza a prepararse para la digestión un cierto tiempo antes de la hora habitual de ingerirla comida.

Como se puede imaginar, al ser los ritmos circadianos un sistema de regulación, su mal funcionamiento conllevaría una patología que impediría el correcto desarrollo de la vida normal. Hay una serie de trastornos asociados a los ritmos circadianos, que afectan al sueño. También tienen un efecto importante en otros aspectos de la salud y pueden estar ligadas a otras enfermedades de forma indirecta. Se ha observado que el sistema inmune se puede ver afectado negativamente por el mal funcionamiento de estos ritmos (TLR-9 está modulado por los relojes internos) (Silver et al, 2012), al igual que la diabetes, la obesidad y algunos tipos de cáncer, como el de pecho. (The Scripps Research Institute, 2010)

La salud es una de las tres cosas más importantes de la vida, como dice la canción. Si la queréis, entre otras cosas, es necesario que durmáis bien, las horas adecuadas y en el momento del día idóneo (la noche). Esto consejo os lo regalo, el próximo ya os lo cobro.

Anuncios

3 pensamientos en “Tic-toc, conozcamos nuestro reloj

  1. ¿Significa esto que un ave nocturna, digamos un borracho miserable que bebe de la caída del sol a la salida del siguiente, tiene más papeletas para caer enfermo que un católico que se levanta para ir a misa de 8 todos los días? Mi diatriba está en que, ¿no es posible que un estilo de vida continuado modifique los ritmos circadianos de un individuo para hacer tolerable una vida de esa clase?

    • Muy buena pregunta. A ver, realmente lo que más afecta a la salud en relación con los ciclos son las horas de sueño y que ese ciclo sea constante, o sea, que todos los días se duerma más o menos en la misma franja horaria. Es mejor si tu franja de sueño es la natural (por las noches) ya que tu organismo está adaptado para funcionar en esas circunstancias; no hay que olvidarse que por muy distintos que nos creamos, no dejamos de ser unos animales omnívoros diurnos. Y si además añadimos que vivimos en una sociedad que se mueve en el día (trabajos, clases, etc…) te ves obligado a llevar ese tipo de horario para poder dormir. Tu organismo, si decides ser un, como tu dices, “borracho miserable que bebe de la caída del sol a la salida del siguiente” (me ha hecho mucha gracia la expresión), va a funcionar así y se acabaría adaptando; pero puesto que la evolución durante millones de años es más fuerte, el organismo humano se encontrará más sano y en mejor estado si se siguen los ciclos naturales (por supuesto, como en todo, hay gente que mal viviendo vive más y que siguiendo el segundero muere joven y con enfermedades). Espero que te haya aclarado tu “diatriba”, sino, no dudes en preguntar más.

      Muchas gracias.

      • Claro clarinete. Y como es de bien nacido ser agradecido me limpio las manos y le tiendo una. Lo malo de tener este conocimiento es que ahora debo dejar la botella y asirme a alguna chilaba, pues al parecer la vida del aburrido practicante es la vida mejor. Nos mintieron con historias de piratas… Dita sea…

        Saludos 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s