Plantas muy moviditas

A todos nos han fascinado en algún momento de nuestra vida, a algunos nos llegó gracias a “La tienda de los horrores”, a otros por ese fontanerillo que viste de rojo y con un mono azul, y a otro simplemente de oírlo de otros amigos. Fueron uno de esos elementos que acompañaron nuestras fantasías aventurares de nuestra niñez como el triángulo de las Bermudas o las arenas movedizas. Hoy, las protagonistas de este blog, son las plantas carnívoras.

Las plantas carnívoras son un grupo de plantas que se caracterizan por tener mecanismos para atrapar insectos, u otra clase de animales, para usarlos como fuente de nutrientes. ¿Pero por qué ser carnívora además de por ser una planta guay? Esta característica se debe a que no son capaces de obtener la totalidad de sus nutrientes del suelo (normalmente los minerales, ya que el carbono lo consiguen gracias a la fotosíntesis C3). La dificultad de obtener los minerales se debe a que viven en suelos húmedos y ácidos, cualidades que dificultan la obtención de nutrientes por las raíces, además de que no tienen micorrizas.

Dentro de este interesante grupo de plantas solemos distinguir unos cuatro o cinco mecanismos de depredación:

-Las droseras, género Drosera, liberan unas gotitas pegajosas a través de sus hojas. Estas gotas tiene un aroma dulce que atraen al insecto, que al apoyarse en la planta, se ve atrapado por las cualidades físicas de esa sustancia. Las vibraciones que crea el insecto al intentar escapar son recibidas por la planta que va a ir enrollando sus hojas para asegurar que su presa no escape, y liberará enzimas digestivas para poder usar los nutrientes que vienen de su víctima.

Drosera capensis (Fuente: Wikipedia)

Drosera capensis (Fuente: Wikipedia)

-Las pinguiculas, carentes de un sistema capaz de retener al insecto además de gotas pegajosas, lo que hacen es segregar mucha cantidad de líquido pegajoso y enzimas digestivos, a través de unos “pelitos”, cuando recibe las vibraciones que produce su víctima una vez ha sido adherido a su superficie. El segregar más líquido pegajoso añade dificultad a la presa para escapar, y las enzimas digestivas digieren, válgame la redundancia, a la presa para que la planta se pueda nutrir y desarrollarse.

Pinguicula morsanensis (Fuente: Davis Gargen Show)

Pinguicula morsanensis (Fuente: Davis Gargen Show)

-La Nepenthes, muchos la recordarán gracias a Victreebell, el Pokemon, presenta forma de botella, lo que le ofrece un lugar donde guardar a sus presas. Atraídas por el olor que desprende la flor, los insectos se acercan y caen dentro de su estructura y quedan atrapados al fondo, donde hay un líquido pegajoso. Al detectar la planta los movimientos de su presa, cierra baja la estructura que se encuentra en la apertura, como si de una tapa se tratara. Una vez hecho esto, libera enzimas para digerir a la presa y alimentarse de ella. Este grupo de plantas se ha visto que, algunas especies, pueden llegar a atrapar animales tales como ratones o murciélagos.

Nepenthes (Fuente: gstatic.com)

Nepenthes (Fuente: gstatic.com)

-La venus atrapamoscas, a la que le dedicaremos más profundidad, es la que recordamos gracias a Mario Bros. Este grupo presenta una trampa bastante llamativa, una hoja plegada perfilada de “pinchos” que le hacen parecer una boca con dientes. Cuando el insecto entra en la trampa y toca uno de los tres pelos sensitivos, no pasa nada, pero cuando lo toca una segunda vez en un periodo corto de tiempo, la trampa se cierra en tan sólo 0´3 segundos,  encerrando a la presa, y las enzimas que se van liberando lo digerirán. A continuación os añado un vídeo de la BBC que muestra el funcionamiento de la planta, está en inglés, pero se entiende bastante bien.

Pero esta visión es muy amplia, ¿qué tal si hacemos un gran zoom en el mecanismo de la venus atrapamoscas? El proceso de captura consta de tres fases: la fase silenciosa, la aceleración de los lóbulos, y la fase de relajación. La fase silenciosa es en la que la planta está abierta; la fase de aceleración de los lóbulos es en la que se cierra y atrapa a la presa; la fase de relajación es en la que los lóbulos se vuelven a separar, una vez han sido digerido y absorbido  los nutrientes. Distintas investigaciones han demostrado que el cierre puede ser producido por un estímulo mecánico o por un estímulo eléctrico, sin embargo, no se sabe realmente qué es lo que pasa a nivel celular cuando se cierra la trampa de manera tan veloz, aunque hay dos hipótesis. La primera dice que se debe a una pérdida de turgencia en la epidermis superior de la planta; la segunda que se debe a un relajamiento de las paredes de células motoras, producido por la acción de un ácido.

Las distintas sustancias que liberan estas plantas para poder obtener los nutrientes que necesitan son fosfatasas, proteasas, lipasas, amilasas, DNAsas, el mucílago para pegar a la presa a sus hojas, que se genera en el aparato de Golgi de sus células (a diferencia de las anteriores, que vienen del retículo endoplasmático)… Hay que añadir que las glándulas secretoras, además de ser responsables de la liberación de las enzimas, también se encargan de absorber los nutrientes.

Y ahora que sabéis un poco más de plantas carnívoras, o eso espero haber conseguido, no os creáis ninjas cuando atrapéis una mosca al vuelo, hay plantas que lo hacen mejor que vosotros (y que yo, dígase de paso), y que aún encima viven de ello.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s