Seducción inconsciente

Seducir es un arte, un arte que se puede aprender. Intercambio de miradas, sonrisas tímidas, un cruce de piernas como el de Sharon Stone en “Instinto Básico”, ese tipo de cosas que algunos saben hacer. Hoy hablamos de algo inconsciente, independiente al color de sus ojos, de su pelo, de su preciosa sonrisa y de esa forma de hablar. Hablamos de algo que todos emitimos como arma de seducción involuntaria, las feromonas sexuales.

Las feromonas son sustancias químicas producidas por glándulas exocrinas que son dispersadas por el aire y detectadas a muy bajas concentraciones por otros miembros de la misma especie, ejerciendo en ellos potentes efectos fisiológicos. Éstos son principalmente, la alteración del ciclo menstrual o estral, el adelanto de la pubertad, el fin del embarazo, el estrechamiento en relación madre e hijo y aumento de niveles en hormonas como la testosterona. Esto explicaría, por ejemplo, porque mujeres que viven juntas durante periodos prolongados de tiempo sincronizan sus ciclos menstruales.

Estas sustancias se sintetizan, como ya se ha mencionado antes, en las glándulas exocrinas situadas en el cuero cabelludo, los párpados, los pezones, la parte superior del tórax, el ombligo, las axilas y los genitales.

Sin título

Las feromonas son percibidas por el órgano vomeronasal, localizado en la cavidad nasal  en todos los vertebrados a excepción de los reptiles, en esta clase, el órgano receptor se encuentra situado en el paladar. Éste órgano detecta específicamente feromonas y sus receptores son distintos al resto de receptores que tenemos para percibir el olor de otras sustancias que no sean feromonas.

Pero hasta ahora no hemos hablado de seducción, así que comencemos. Hasta hace muy poco se pensaba que la atracción sexual se basaba en señales principalmente visuales y verbales, pero se ha demostrado que cuando las distancias se acortan y la intimidad aumenta,  el olor, tanto consciente como inconsciente, ganan terreno. Experimentos con diferentes personas demostraron que la presencia de feromonas aumentaba la atracción y la excitación sexual y que influía en la toma de decisiones. Por ejemplo, uno de los experimentos consistía en mostrar imágenes de paisajes, personas, edificios, etc. en presencia o ausencia de feromonas, se vio que estas moléculas influían en la preferencia de los sujetos a la hora de seleccionar aquellas imágenes que les resultaran más atractivas.  Otros estudios realizados con parejas demostraron que al aplicar feromonas exógenas a uno de los miembros de la pareja aumentaba la actividad sexual.

Solo hemos hablado de vertebrados, pero las feromonas también aparecen en otros filos. Por ejemplo, la sensibilidad de las antenas de los machos de la mariposa de la seda a la feromona que sintetiza la hembra en la zona del abdomen es muy alta. Son capaces de detectar concentraciones tan bajas como una molécula de esta feromona entre 100.000 billones de moléculas de aire. Esto les permite seguir el rastro de la hembra a cientos de metros. Pero este no es el único caso de invertebrados que se conoce, las hormigas como las que aparecían en una de nuestras entradas anteriores  o las abejas también presentan feromonas.

Así que no te preocupes si  no se te da muy bien la seducción porque en las distancias cortas tienes un arma inconsciente pero infalible.

Anuncios

Un pensamiento en “Seducción inconsciente

  1. Pingback: Sociedades no humanas (I): hormigas esclavistas en Sierra Nevada | Efecto Paraguas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s