El pulgar del panda

He elegido el título de uno de los más famosos ensayos del paleontólogo estadounidense Stephen Jay Gould (¡muy recomendado leerlo!) con dos objetivos. El primero es llamar la atención sobre este animal: el panda gigante asiático, una criatura que forma parte del zoológico que todos llevamos en la cabeza desde pequeñitos (de esos que no podían faltar cuando pintábamos un paisaje bonito con sus animales y plantas) pero que, si no se actúa de forma rápida y contundente, va a desaparecer de la faz de la Tierra en muy poco tiempo. El otro es contar una historia sorprendente sobre cómo funciona la evolución de los seres vivos, de forma parecida a como ya lo hizo el propio Gould.

Stephen Jay Gould fue un biólogo evolutivo muy conocido y admirado. Fuente: es.simpsons.wikia.com

Stephen Jay Gould fue un biólogo evolutivo muy conocido y admirado. Fuente: es.simpsons.wikia.com

El panda gigante (Ailuropoda melanoleuca) pertenece a la familia de los osos (Ursidae), que se clasifica dentro del orden de los carnívoros (Carnivora), aunque se trata del primo vegetariano entre parientes mayormente omnívoros, ya que se alimenta casi exclusivamente de brotes tiernos de bambú. Como su sistema digestivo es el propio de los carnívoros, no asimila los vegetales de una forma totalmente eficiente, y algunos pueden llegar a estar comiendo durante… ¡14 horas al día! Así, estos animales pasan más de la mitad de su vida arrancando hojitas de bambú y masticándolas. La masticación está facilitada por el enorme desarrollo que alcanzan los molares en esta especie, mucho más parecidos en sus proporciones a los de los grandes herbívoros que a los de otros osos. La destreza que han conseguido para seleccionar los mejores bocados de las plantas es la historia que nos interesa. ¡Allá va!

Pandas gigantes comiendo bambú. Fuente: tolweb.org.

Pandas gigantes comiendo bambú. Fuente: tolweb.org.

Todos tenemos asimilado, más o menos, que somos los primates, y especialmente los humanos, quienes poseemos el famoso “pulgar oponible”, ese importante dedo que nos convierte en los mejores manipuladores de objetos. Esto es verdad, y también que en el resto de los vertebrados, los dedos se han especializado en otras muchas funciones (sujetar y desgarrar, correr muy rápido, trepar muy alto, cavar muy profundo) que, sin embargo, suelen eliminar cualquier vestigio de flexibilidad en los pulgares. Pero el panda gigante necesita poder manejar bien la planta que constituye su único alimento. ¡¿Qué hacer?! He aquí la solución adquirida durante la evolución de estos animales: inventar un nuevo pulgar.

El pulgar del panda surgió a partir de un hueso pequeño de la muñeca, el sesamoide radial, que se alargó hasta alcanzar un tamaño comparable al del resto de los huesos de los dedos. Los músculos que lo rodean se alargaron también, como consecuencia del crecimiento del hueso, y son los que le dan al nuevo “dedo” su agilidad. Es ante casos como este cuando se entiende aquella idea de que la selección natural actúa como una chapucera y no como un ingeniero: se “elige” lo que funciona bien, lo suficientemente bien como para permitir la supervivencia, aunque no sea la mejor solución que se pueda imaginar. Y, normalmente, no se crean nuevas estructuras de la nada, sino que se transforma y se aprovecha lo que ya existe.

El sesamoide radial es el hueso que origina el falso pulgar del panda gigante. Fuente: Davis, 1964 (ver referencias).

El sesamoide radial es el hueso que origina el falso pulgar del panda gigante. Fuente: Davis, 1964 (ver referencias).

Y aún hay más. Si ya es sorprendente la aparición de este apéndice inimaginable, de tan complicado origen, ¿cómo reaccionar al saber que esto ha ocurrido DOS veces en la evolución? El panda rojo (Ailurus fulgens), perteneciente a una familia distinta a la del panda gigante, posee un pulgar similar, pero un estudio reciente (Salesa et al., 2006) revela que se trata de un caso claro de convergencia: estructuras similares que han evolucionado de forma independiente. La investigación demuestra la homología entre los falsos pulgares de Symocion batalleri, una especie fósil descubierta en un yacimiento madrileño, y los del panda rojo, ambos miembros de la familia Ailuridae. Parece que el nuevo “pulgar” evolucionó en el antepasado común de estas dos especies para permitirle trepar a los árboles y escapar de sus depredadores (los temibles “dientes de sable”). Más tarde, el panda rojo lo utilizó para una segunda función: manipular el bambú del que también se alimenta. Este es, me parece, otro ejemplo impresionante de cómo la evolución aprovecha de maneras imprevisibles casi cualquier parte de los organismos: un extraño apéndice (el falso pulgar) que viene a sustituir al que ya existía (el pulgar verdadero), para facilitar una función (trepar a los árboles) que luego se cambió por otra nueva necesidad (manipular bambú), que resultó ser la misma para la que otra especie (el panda gigante) había desarrollado un casi idéntico extraño apéndice. ¿No os quedáis con la boca abierta?

Un panda rojo comiendo bambú. Fuente: tolweb.org.

Un panda rojo comiendo bambú. Fuente: tolweb.org.

Según la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), el panda gigante se encuentra clasificado como “en peligro”, mientras que el panda rojo se considera “vulnerable”. Para las dos especies, la mayor amenaza es la destrucción y fragmentación de su hábitat, ya de por si restringido por la especificidad de su alimentación. Las reservas que existen en sus zonas de origen (los dos en China, y el panda rojo también en Bhután, India, Myanmar y Nepal) no son suficientes, cubren una parte pequeña de la extensión geográfica que necesitan. Los intentos de recuperar el hábitat tienen resultados bastante cuestionables. Mientras tanto, las poblaciones no paran de disminuir. Se estima que quedan menos de 2000 pandas gigantes salvajes.

Son muchas las razones que se dan para mantener la biodiversidad y conservar las especies. Hay quien desea proteger a todas las especies por igual, otros a las que más benefician al ecosistema, las más amenazadas, las que sirven como recurso de cualquier tipo a la población humana o simplemente las que más nos atraen y nos implican emocionalmente. Yo hoy propongo otro motivo para que intentemos salvar al panda gigante y al panda rojo: el pulgar del panda es una maravilla de la evolución, ¿vamos a dejar que se pierda para siempre?

Referencias bibliográficas:

Davis, D. D. 1964. The giant panda: a morphological study of evolutionary mechanisms. Fieldiana: Zoology Memoirs; volume 3. Chicago Natural History Museum.

Gould, S. J. 2006 [1980]. El pulgar del panda. Reflexiones sobre historia natural y evolución. Crítica. Madrid.

Salesa, M. J., Antón, M., Peigné, S., Morales, J. (2006). Evidence of a false thumb in a fossil carnivore clarifies the evolution of pandas. Proceedings of the National Academy of Sciences 103: 379-382.

Anuncios

12 pensamientos en “El pulgar del panda

  1. De acuerdo a la biología molecular (lo más avanazado en biología), los cambios se producen en el segmento del ADN y luego se trasmiten al los génes. es decir de lo interno a lo externo, no lo externo a lo interno como afirman los evolucionistas. Este cambio del pulgar de panda se produce primero en el código molecular del ADN, no por el contacto con el medio ambiente. Esto es una prueba de laboratorio, no una simple teoría donde se cree que es así, más allá que haya evidencia que da para pensar que se produce por el intercambio con el medio ambiente. Gracias.

    Eduardo Corales
    corale_e@yahoo.com.ar

    • Hola Eduardo,

      En primer lugar, siento la tardanza en responderte.

      En cuanto a lo que comentas, tienes toda la razón: según la teoría de selección natural, primero se producen los cambios internos (mutaciones genéticas, modificaciones epigenéticas, puede que incluso cambios extranucleares) y después se seleccionan los más beneficiosos para la especie. No quería dar la impresión de que es el ambiente el que determina la evolución. Cuando escribo que el pulgar aparece “para” manipular el bambú lo hago sólo como una forma simplificada de hablar, para no tener que explicar cada vez el mecanismo de selección natural.

      No entiendo a qué te refieres con que los cambios se producen en el ADN y luego se transmiten a los genes (los genes SON segmentos de ADN). Tal vez quieres señalar que la información genética es la que guía el desarrollo y la construcción de la forma de los organismos.

      De todas maneras, la teoría de la evolución por selección natural (es teoría porque existen pruebas sólidas a su favor) no está tan apuntalada en su planteamiento neodarwinista -el que implica mutaciones puntuales en la secuencia de ADN y la modificación gradual de los genomas-. Hay muchos biólogos que abogan por una teoría evolutiva multicausal, en la que, como dijo el propio Darwin, “la selección natural ha sido el modo principal, pero no el único, de modificación”, y muchos otros factores influyen en la dirección evolutiva de los distintos linajes.

      Por último, quería decirte que no estoy tan de acuerdo en que la biología molecular sea lo más avanzado en biología. Creo que todas las ramas de la biología están igualmente avanzadas y desarrolladas, y algunas, como por ejemplo la ecología, se mueven a la misma velocidad que la biología molecular. Pero esto es sólo mi opinión.

      Muchas gracias por leer nuestro blog y por dejar tu comentario.
      Espero volver a verte por aquí!

      Un saludo.

  2. De acuerdo a la biología molecular (lo más avanazado en biología), los cambios se producen en el segmento del ADN y luego se trasmiten al los génes. es decir de lo interno a lo externo, no lo externo a lo interno como afirman los evolucionistas. Este cambio del pulgar de panda se produce primero en el código molecular del ADN, no por el contacto con el medio ambiente. Esto es una prueba de laboratorio, no una simple teoría donde se cree que es así, más allá que haya evidencia que da para pensar que se produce por el intercambio con el medio ambiente. Gracias

  3. Pingback: Espirales de vida | Efecto Paraguas

  4. Me ha encantado el post. No soy biólogo, me encanta y he hecho comencé ma carrera. Con la frase; “y normalmente, no se crean estructuras de la nada, sino que se transforma y aprovecha lo que ya existe” y teniendo en cuenta que las adaptaciones y cambios se dan de ese modo, tengo entendido que existe la posibilidad de esa generación de novo, aunque entiendo que esos cambios serán minoritarias, creo recordar que era el caso de unas bacterias termófilas en ciertas condiciones de estrés (no me hagas mucho caso); la verdad aceptaría tus aclariones/opinión. Gracias y saludos de un biólogo frustrado y actual sanitario 😉

    • Hola!! Muchas gracias por el comentario 🙂
      En cuanto a lo que dices de los cambios, claro que se producen constantemente mutaciones espontáneas al azar, que pueden dar lugar a nuevas funciones; aunque esto es raro: normalmente las mutaciones no tienen consecuencias o son negativas. Lo que pasa es que en bacterias como las que dices una de estas pequeñas mutaciones puntuales puede tener un gran efecto (por ejemplo, ante condiciones de estrés puede favorecerse una mutación que confiere resistencia a temperaturas altas), pero en organismos más complejos, el resultado de un cambio genético tan pequeño no suele ser demasiado evidente. Por eso la evolución actúa en muchas ocasiones reorganizando piezas que ya existían (“piezas” como genes, proteínas e incluso órganos y otras estructuras complejas como en el caso del pulgar del panda). En fin, hay un poco de todo: elementos viejos y nuevos que se mezclan, transforman y reutilizan constantemente.
      Espero haber aclarado algo.
      Un saludo y ánimo, que puedes disfrutar de la biología igualmente 🙂

      • Muchas gracias por tu apreciación/aclaración; por supuesto que me ha servido.
        La verdad que si que la disfruto (la biología), y a ella no le queda más remedio… hehe 😉

  5. Pingback: Biología | Annotary

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s