Adiós al pájaro, la culpa fue del gato

Después de una larga travesía por océanos plagados de horribles criaturas aquí estamos. Un grupo de biólogos y casi biólogos con grandes ideas en la cabeza, poco tiempo y muchas ganas. ¿Qué queremos? Difundir sobre todos los temas que se nos pasen por la cabeza. Somos todos diferentes, cada uno con sus pasiones, sus virtudes y sus defectos, pero con la biología en común.

¿Cuál va a ser el resultado? Ni nosotros lo sabemos, será como pintar un lienzo en blanco seis personas a la vez. Pero esperamos entretener y contar cada semana una historia, un tema que se nos pase por la cabeza, una nueva investigación.

Todo esto surge en las aulas una facultad de Biología.  Uno de nuestros profesores tenía un proyecto en la mente, nos asignó un tema a cada alumno con el fin de que esos temas terminasen en un blog. Ese blog nunca llegó a crearse, pero nos pareció buena idea. Eran temas interesantes, de los que la gente no había oído hablar ¿por qué no compartirlos? Cada día nos cuentas cosas increíbles y muy interesantes, tan interesantes como el tema que trató uno de nuestros compañeros, esperamos que os resulte tan interesante como a nosotros.

“Esta historia tiene lugar hacia otoño de 1895 en una pequeña isla rocosa en Nueva Zelanda, y comienza cuando David Lyall acompañado de su familia se traslada allí para ejercer el trabajo de farero, ya que por la zona hay un amplio tráfico fluvial y son aguas muy peligrosas. Esta aventura no hubiese tenido nada de especial si no fuese porque David se llevó a su mascota, un gato llamado Tibbles, para que le hiciese compañía en las largas noches.

Un día este señor encontró un pajarillo en la puerta del faro, pero no mostró atención sobre estas pequeñas aves. Sin embargo día tras día iba encontrando pájaros al bajar del faro, hasta que un día observó cómo su gato los traía en la boca. Por suerte el señor Lyall era aficionado a la ornitología y aunque al principio hizo caso omiso a las presas de su mascota, más tarde se percató de la rareza de la especie que tenía ante él. Decidió enviar algunos ejemplares al Museo de Wellington, donde fueron analizados por Lionel Walter Rothschild, quien cercioró que se trataba de una nueva especie no descrita hasta el momento. En honor a su descubridor fue bautizada como Xenicus lyalli.

IMG-20131115-WA0004

Felis silvestris catus por Cristina Olivares del Olmo

Algunas publicaciones se hicieron eco de esta noticia y la demanda de ejemplares para colecciones tanto públicas como privadas se cotizó al alza por su rareza, ofreciéndose grandes sumas de dinero por ellos. El problema fue que Tibbles ya no trajo más pájaros a David, solamente fueron documentados 22 ejemplares de los cuales 15 fueron enviados a varios museos y embalsamados para ser conservados y estudiados a posteriori. Meses después tuvo lugar una expedición naturalista pero no se encontró este efímero pajarillo.

No se conoce mucho acerca de la biología, las costumbres o el comportamiento del animal ya que jamás se vio un ejemplar vivo. Este pequeño pájaro fue extinto al mismo tiempo que descubierto. Una teoría apunta a que el gato sólo exterminó los últimos resquicios de una especie prácticamente diezmada. Al parecer fue debido a la introducción de una rata por los polinesios a su llegada a la isla y a la incapacidad, o por lo menos a la reticencia del ave a volar, haciendo más sencilla su captura por parte de los predadores.”

Artículo original por Hugo Esteso Díaz

Anuncios

Un pensamiento en “Adiós al pájaro, la culpa fue del gato

  1. Pingback: ¿Conoces la vida secreta de los gatos? | Efecto Paraguas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s